Si usted va a usar una grúa hidráulica en sus maniobras de arrastre, carga y descarga, tendrá una maquinaria que le dará grandes ventajas sin interrumpir su operación.

Para empezar su funcionamiento es más estable y no tiene la desventaja de las grúas eléctricas, las cuales pueden parar porque su batería se descargó.

Las grúas hidráulicas tienen ausencia de sobrecalentamiento, y pueden operarse toda una jornada, contrario a las eléctricas, las cuales deben dejarse de usar para que se enfríen y vuelvan a ser utilizadas.

Otro factor a favor de las grúas hidráulicas es que pueden sostener, arrastrar, cargar y descargar gran tonelaje, a pesar de que su estructura no es tan pesada, lo que favorece a que no tenga más presión en su eje delantero.

Por lo tanto, una grúa hidráulica mantiene siempre constante su fuerza de tiro, más allá del peso de la carga que debe movilizar.